jueves, 23 de junio de 2011

Reseña de Nunca fuimos a Katmandú en La entropía de Vero

Qué orgullosa se debe sentir Lola de su trabajo, de haber dado un giro de 360º a su vida y dedicarse plenamente a realizar su sueño. Cuando conocí a Lola en un ya desértico El Recreo creo que todavía no se imaginaba a donde iba a parar su vida. Qué ilusión me hace ahora escribir esta reseña y ayudarla en todo lo que pueda ya que aunque no la conozco en persona (por cosas de la vida) ya sabemos que esto de los blogs e Internet crea afectos y nos une. Y te deseo todo lo mejor con tu segunda novela, aquí estaremos encantados de leerla.

Siempre que he leído algún libro de alguno de mis excompis de El Recreo quedo asombrada de lo bien que escriben para ser novatos. A pesar de que cuando nos enfrentamos a un libro como lectores solemos ser más críticos y pensamos: "¡cuánta descripción!" o "esta parte es un muermo", a veces me paro a pensar y ¡qué difícil es escribir! Sobre todo bien. Hacer unos personajes consistentes, con chicha, una historia bien hilada, sin dejarte nada por el camino y lo más importante: saber empezar y acabar el relato. Tiene tela... Y puedo decíos que Nunca fuimos a Katmandú me ha sorprendido por esa forma de novela tan bien conseguida.

Aunque prefiero que descubráis vosotros mismos la novela y no contaré mucho sobre el libro encontraréis las vidas de cinco mujeres que podrían ser vuestras vecinas, amigas, familiares, cuya mayor virtud es que son de carne y hueso. Cuando leía los acontecimientos que ocurrían en sus vidas las podía ver riendo, sufriendo. Una cosa muy valiosa que ha conseguido Lola es eso mismo, que sea una novela muy visual. Otro punto positivo son los diálogos que me han parecido muy bien construidos, verdaderos y que seguro que ha trabajado mucho para que queden así de naturales.

Es una novela que se lee muy bien, que habla sobre mujeres, sobre nuestros problemas, dudas, amores... Creo que cada una de nosotras se identificará con Laura, Ruth, Teresa, Elena o Gloria y a pesar de que veo la novela más dirigida al público femenino seguro que hay hombres que disfrutan mucho con el libro. Una cosa más sobre el libro: el título. No sabremos del porqué del título hasta el final y, Lola, decirte que me ha parecido una excelente elección. ¡Felicidades por tu primer "hijo"!

Nota: 7

Lo mejor: Lo sincero que me parece el libro, muy real y bien construido. He disfrutado leyéndolo y me gusta mucho cómo describe Lola, ya os digo que es muy visual.

Lo peor: Es una tontería pero han habido dos hechos del libro que me los esperaba antes de leerlos y le quitan un poco de esa emoción contenida.

Por Verónica Guijarro (http://laentropiadevero.blogspot.com/)

¡Gracias, Vero!

9 comentarios:

  1. ¡Qué estupendo que sigas despertando pasiones con Katmandú! ¡Que no se acabe nunca, Lola!!!!!!!!
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Very nice this blog!
    visit our blog at http://uhooi.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  3. Jo,
    ojalá no se acabe!
    Besitos.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades Lola por tu obra y su atrayente título. Es una bendición hacer lo que a uno le gusta y tener éxito (esta palabra "bendición" la han secuestrado los fanáticos religiosos, soy ateo).

    Vengo a través del blog de la escritora amiga Blanca Miosi. Me enlazo a tu espacio.

    Abrazos fraternos en Amistad y Poesía verdaderas,

    Frank Ruffino.

    P.D. De paso comparto contigo esta bella y profunda disertación filosófica:

    Enlace:

    http://www.youtube.com/watch?v=dRu-NASAoUE

    ResponderEliminar
  5. ...bueno: Blogger no me dejó enlazarme. Después.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Frak,
    blogger está ultimamente tocandonos un poco las narices...
    Saludos

    ResponderEliminar
  7. Muchas felicidades y mis mejores deseos para tu obra.
    un placer pasar por tu casa.
    feliz semana.
    un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Ricardo,
    un saludo para ti tambien y gracias por tu visita.

    ResponderEliminar
  9. Si uno da "un giro de 360 grados" vuelve a quedar en el mismo sitio. Por lo tanto, no hace nada. Aritmética elemental.

    ResponderEliminar